Breaking News
Loading...

Translate

12 de mayo de 2015

Info Post
TEXTO Eclesiastés 3:1-15


El pastor enfrenta muchos desafíos – uno de ellos es el uso de su tiempo.  Por un lado, no tiene un jefe; por consiguiente, puede usar su tiempo como quiere.  Por otro lado, tiene muchas cosas que hacer, y debe lograrlas todas.  Eso requiere una buena administración de su tiempo.   Además…

-      Dios lo exige (Efe 5:16; Col 4:5).  En ambos versos el verbo es el mismo – ‘exagorazo’, que significa ‘comprando’ o ‘redimiendo’ el tiempo. 

-      El ministerio lo exige.  El tiempo es una comodidad; hay que hacer buen uso de ella.  No hay que ‘malgastar’ el tiempo, sino invertirlo bien.

-      La familia lo exige. Pastores que no cuidan bien a su familia no están haciendo un buen uso de su tiempo.  Generan problemas mayores para más adelante.

-      Su salud lo exige.  Dios nos manda cuidar nuestros cuerpos; eso requiere una buena mayordomía de nuestro tiempo, para que tengamos el tiempo suficiente para descansar (dormir las horas necesarias, tomar un día de descanso, evitar el estrés, etc.).

-      Su discipulado lo exige.  ¿Cómo podemos formar bien a otros creyentes, si nosotros no le damos un buen ejemplo a seguir?

MODELO: Cristo.  Él fue un hombre MUY ocupado (Mat 9:35); sin embargo, cumplió todo lo que el Padre le mandó hacer (Juan 17:4).


EJERCICIO: Haga un cronograma de su semana, indicando las cosas que hace de domingo a sábado.  Luego, haga una lista de cosas que no está logrando hacer, que le parecen importantes.

¿Qué se requiere para tener una buena mayordomía del tiempo en el ministerio pastoral?


1.  Establecer Prioridades

Una buena mayordomía del dinero exige establecer prioridades en los gastos.  Es igual con la mayordomía del tiempo.  El pastor tiene muchas responsabilidades; muchas cosas que hacer.  Tiene que decidir cuáles cosas son las más importantes.  Tiene que PENSARLO de antemano, y no responder a las demandas del tiempo.

Para ello, el pastor debe hacer una lista de cosas que hace, o que piensa que debe hacer; y luego ponerlas en orden de importancia. 

EJERCICIO: Haga una lista de cosas que hace o que debe hacer, y luego póngalas en orden de importancia.
2.  Asignar el Tiempo Apropiado para Cada Actividad Prioritaria

Habiendo establecido las actividades prioritarias, debemos decidir cuánto tiempo daremos a cada una de esas actividades.  El hecho que alguna actividad (por ejemplo, leer la Biblia) tenga mayor prioridad que otra (por ejemplo, la visitación pastoral), no significa que debe tener un mayor uso de nuestro tiempo.

EJERCICIO: Usando la lista que preparó en el ejercicio anterior, ahora decida cuanto tiempo debe dar a cada actividad.


3.  Organizar una Agenda (Diaria/Semanal/Mensual/Anual)

Habiendo decidido más o menos cuanto tiempo debemos dar a cada actividad, ahora debemos organizar una agenda semanal, dividiendo el día en horas, y decidiendo qué hacer en cada hora del día, de domingo a sábado. 

A veces hay cosas que no podemos hacer cada semana, pero que podríamos incluir en una agenda mensual (por ejemplo, un día de ayuno al mes) o anual (por ejemplo, dos semanas de vacaciones con la familia).  Para ello, debemos usar una agenda anual.

EJERCICIO: Usando su lista de prioridades, y tomando en cuenta cuanto tiempo piensa que debe asignar a cada actividad, elabore su propia agenda semanal.  Luego indique qué cosas debe añadir mensual o anualmente.


4.  Ser Disciplinados con el Tiempo

Una vez que hemos organizado nuestra agenda semanal, es importante cumplir con ella. Eso requiere bastante disciplina – con nosotros mismos, y con otras personas.  Si no logramos cumplir con nuestra agenda semanal, no estaremos haciendo un buen uso de nuestro tiempo; y a la larga sufriremos nosotros, el ministerio, nuestra familia, y nuestra salud.

Por supuesto, a veces la agenda semanal que hemos elaborado no es realista, o tiene algún error de cálculo de tiempo.  Podemos afinar la agenda; pero debemos aprender a ser disciplinados con el uso del tiempo.


5.  Evitar Distracciones

A veces gastamos dinero en algo que de repente nos interesa, pero que no lo hemos presupuestado, y eso no nos permite mantener el presupuesto establecido.  Lo mismo pasa con el tiempo.  Se llaman ‘distracciones’.  Tenemos que ser bastante firmes, y evitar toda clase de distracciones (por ejemplo, invitaciones a actividades que nos halagan, pero que no son una prioridad para nosotros).


6.  Ser Flexibles

Una agenda nunca debe ser una ‘camisa de fuerza’ sobre nosotros.  A veces es necesario ser flexibles (por ejemplo: has decidido que de 6 a 7 am vas a tener el devocional; pero a las 6 y 30 tu hijo se quema.  ¿Qué harás?).  Se requiere bastante sabiduría para distinguir entre la necesidad de ser disciplinados en el uso de nuestro tiempo, y la virtud de ser flexibles, y no dejar que nuestra agenda sea una camisa de fuerza.

EJERCICIO: Reúnanse en grupos de tres o cuatro personas, y conversen acerca de las luchas que tienen por ser disciplinados en el uso del tiempo, las cosas que a veces los distraen, y cómo decidir cuándo ser flexibles.  Ayúdense, aconsejándose unos a otros.


7.  No Dejarse Dominar por Emergencias

Aunque es importante ser flexibles, debemos evitar ser dominados por ‘emergencias’.  Cuando una emergencia surge, no siempre hay que tratarla inmediatamente; uno puede postergar ciertas cosas, y hacerlas en el momento oportuno.

EJEMPLO: Si has decidido usar el miércoles por la mañana para preparar el sermón del domingo, y un hermano de la iglesia te llama esa mañana informándote de una enfermedad en la familia, es importante recordar que no necesitas ir en ese mismo momento a visitar; puedes hacer la visita por la tarde, cuando tienes tiempo asignado para esa tarea.


8.  Delegar Tareas

Muchas veces nos sobrecargamos con actividades, porque no hemos aprendido el arte de delegar cosas a otros.  Moisés provee un ejemplo de ello (Éx 18:13-26).  Debemos considerar las cosas que hacemos, y preguntarnos cuáles de ellas podríamos delegar a otras personas, para tener más tiempo para las cosas que nosotros debemos hacer.


9.  Dormir las Horas Necesarias

El cansancio nos fatiga, y cuando estamos cansados, no rendimos bien.  Nuestras mentes no funcionan bien, nuestros cuerpos se sienten fatigados, nuestros espíritus se cansan y se desalientan, somos más propensos a sufrir un accidente, a tener falta de paciencia, etc.  Todo eso indica que estar cansados no nos permitirá trabajar bien.  Por consiguiente, es muy importante dormir las horas necesarias.  Cada persona tiene diferentes necesidades en cuanto al sueño (tanto las horas que debe dormir, como el horario en que debe dormir).  Por lo tanto, cada persona tiene que decidir cuántas horas necesita dormir para un mejor rendimiento laboral.


Conclusión

Tres últimos consejos para el buen uso del tiempo:

-      Hay que tomar un Día de Descanso.
-      Hay que vivir en santidad (¡el pecado es un pésimo uso del tiempo!).

-      Hay que vivir en la llenura del Espíritu Santo.  Él nos dará toda la sabiduría y el auto control necesario para administrar bien nuestro tiempo, como siervos de Dios.

0 comentarios:

Publicar un comentario

deja aquí tu comentario...

Seguir en twitter