Breaking News
Loading...

Translate

5 de abril de 2013

Info Post

 Humberto R. Treiyer, Profesor de Historia y Dr. en Teología

-Roma. 28 de febrero, 2013: Benedicto XVI, habiendo renunciado al Pontificado   dos semanas antes, se aleja de Roma trasladándose en helicóptero , a Castel Gandolfo, un pequeño pueblo a 18 km al Sur de Roma, donde se levanta la Residencia o  Palacio Papal, residencia veraniega de los Papas desde los tiempos de Maffeo Barbarini o Papa Urbano VIII, el Papa No. 235 (1623-1644), Papa bajo cuyo pontificado el astrónomo  Galileo Galilei fue obligado a abjurar su aceptación del heliocentrismo de Nicolás Copérnico.


Nota histórica: Castel Gandolfo, pequeña población de la provincia de Roma (7.000 hab.), exhibe un rico pasado histórico. Allí el emperador Domiciano (81-96 d.C.) construyó uno de sus palacios. Este fue el emperador que lanzó la segunda persecución de la Roma Pagana contra los cristianos (la primera fue obra del tristemente célebre Nerón, emperador del 53 al 68 d.C.). Fue Domiciano quien arrojó a San Juan dentro de un caldero lleno de aceite hirviendo, por haberse negado a quemar incienso ante la estatua del emperador, y quien luego lo confinó a un penal romano en la isla de Patmos, donde el apóstol escribió el Apocalipsis (95  d.C.).

Las instalaciones papales quedaron abandonadas durante los 50 años en que el Papado se consideró “prisionero en el Vaticano” (1870-1929), con el consiguiente deterioro de las mismas. Habiendo obtenido del gobierno italiano el reconocimiento de la soberanía papal sobre el Vaticano, y la extensión extraterritorial de esa soberanía sobre varios edificios fuera del Vaticano, entre ellos los de Castel Gandolfo–me refiero a los varios Tratados de Letrán (febrero, 1929)–comenzó la reconstrucción y remodelación de los mismos, incluyendo la vieja la Rezidenza Papale o Palacio Papal de Castel Gandolfo.

En el Palacio o Residencia Papal de Castel Gandolfo fallecieron algunos de los papas, como Pío XII (1958) y Pablo VI (1978). También fue en Castel Gandolfo donde se verificó uno de los encuentros entre Juan Pablo II y el presidente George Bush (23 de julio del 2001). Y en ese lugar se produjo el histórico encuentro entre el Papa Emérito Benedicto XVI y el nuevo Papa, Francisco I (23 de marzo, 2013).

En esa Residencia el ahora Papa Emérito permanecerá hasta la conclusión de las tareas de refacción en el convento Mater Ecclesiae, en los Jardines del Vaticano, que habrá de ser su residencia en el Vaticano.
-1º de marzo, 2013: Comienza el período de Sede Vacante, iniciación del proceso de elección del nuevo Papa.  Once días de intensos cabildeos, intercambios y formación de alianzas entre los cardenales.

-11 de marzo, 2013. Capilla Sixtina: Solemne desfile de los 115 cardenales electores, severamente conminados a guardar celosamente el secreto de lo que habría de ocurrir en los días subsiguientes. Comienza el Cónclave o “bajo llave”. Primera fumata negra.


Nota histórica: La elección de papas por cónclaves recién comenzó en la Edad Media. Mientras que la fecha de comienzo de un cónclave siempre ha sido, y sigue siendo, definida, no ocurre lo mismo con su conclusión. Así el cónclave más largo se extendió por algo más de 3 años–me refiero al vergonzoso cónclave celebrado en la ciudad de Viterbo, entre  la muerte de Clemente IV en 1268, y  la elección de Gregorio X (1271). Fue de allí en adelante que se los designó como cónclaves–del latín  cum clavis, “con o bajo llave”, o, lo que es lo mismo, cónclaves (es decir, el encierro de los cardenales bajo llave hasta concluida la elección del nuevo Papa). El cónclave más corto duró 10 horas, la elección de Julio II, “el papa guerrero”, en 1502.



-Plaza de San Pedro. Gran expectativa: 5.000 periodistas, de 65 países, expresándose en 24 lenguas distintas. Crece la multitud. Foco exclusivo de atención, dos chimeneas. Todos los ojos clavados en ellas.

-12 de marzo, 2013: 2 fumatas negras. Lluvia. Nerviosismo creciente en la Plaza.

-Miércoles 13 de marzo, 2013: Otras 2 fumatas negras. Expectativa a punto de estallar en un paroxismo nervioso. Sigue la lluvia, 5 grados de temperatura, congelante. ¿Cuándo, señores, cuándo? ¿Qué? ¿Estoy viendo bien? ¡Sí! ¡Por fin! ¡¡¡FUMATA BLANCA!!! ¡Tensión! ¿Quién, porque los papables eran 10? Ya hace un par de horas que se puso el sol, la lluvia sigue, el frío se acentúa . . . pero nadie lo siente en esos momentos de excitación desbordante y frenesí colectivo extremo. 

¡Atención! Comienzan a perfilarse y a moverse figuras detrás de las cortinas semi transparentes del balcón papal. Y así llega el momento ansiosamente esperado por todos: se corren las cortinas, se abre la doble puerta del balcón, y aparece la figura escuálida y  temblorosa, por el Parkinson que lo viene afectando por años (en abril del 2012 se desmayó mientras oficiaba un misa con Benedicto XVI) , del cardenal protodiácono Jean-Louis Taurán, de casi 70 años,   Presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso de la Curia Romana.

Se escucha la débil voz del cardenal francés: “¡Habemus Papam!”  Bueno, sí, ¿pero quién? Porque Taurán habla muy bajito. Solo se le alcanza a oír musitando “George  Mario”, y luego unas frases en latín . . . y entonces ¡Bergoglio! Segundos de silencio, como reflejando sorpresa y asombro, y enseguida el estallido explosivo de la multitud.
-¡¡¡Bergoglio!!! Primero en varias cosas: ¡Primer jesuita en ocupar el trono papal, en los 480 años de historia de la Sociedad de Jesús, y también  primer latinoamericano (argentino) en hacerlo!

-Desde ese memorable miércoles 13 de marzo, en un verdadero torbellino de actividades de todo tipo, tal vez un tanto exageradas para un papa de 76 años y un sólo pulmón, Francisco I alcanza picos de popularidad y admiración pocas veces visto en los 265 papados anteriores: Papa de la Humildad, Papa de los Pobres, Papa de la Esperanza, Papa de la Sonrisa, Papa Reformador, Papa de la Alegría, y varios etcéteras, y más etcéteras de creciente  admiración y veneración, tanto de cristianos como de los que no lo son, cruzan fronteras de todas clases difundiéndose por todo el el mundo con la velocidad incontenible de un fuego en un pastizal seco.
-Como lo comentó alguien, aclarando que en Bergoglio no se trata de humildad sino de austeridad, “A su santidad, Francisco, no le gusta usar el papamóvil. Ni la limosina papal. Tampoco le gusta usar los zapatos rojos. Ni tampoco la muceta, el pectoral de oro, la capa, el altar fijo de la capilla Sixtina, las mitras con bordes de oro ni las casullas magníficas que se guardan en la sacristía vaticana. Prefiere caminar por la vereda, mezclado entre la gente, tomar el bus y salir a despedirse del pueblo luego de la misa, como un párroco más.”

De Barack Obama, “con la cálida expresión de mis anhelos”: “Como campeón de los pobres y de los más vulnerables entre nosotros, el Papa predica el mensaje del amor y la compasión que ha inspirado al mundo durante más de 2.000 años–para que al contemplarnos mutuamente veamos el rostro de Dios.”




-Hasta aquí todo muy bien, pero una sombra desafiante se observa en el horizonte de Francisco I, y que lo alcanzará amenazadora e inevitablemente, cuando, como es de esperarse, se vaya opacando y silenciando el delirante entusiasmo público de estas primeras semanas. Esa sombra desafiante, que probará el temple del nuevo papa, está celosamente guardada bajo siete llaves en manos de Benedicto XVI.
-Se trata de un  informe preparado por tres cardenales octogenarios, Julián Herranz, Josef Tomko y Salvatore Giorgi, por orden de Benedicto XVI, para investigar el escándalo Vatileaks--el fotocopiado  de documentos secretos de los archivos vaticanos, cuyo autor fue Paolo Gabriele, mayordomo del Papa, 25 de los cuales fueron publicados por el periodista Gianluigi  Nuzzi, en su libro Vaticano S A. Esos documentos revelan por un lado la casi absoluta ignorancia del Papa de lo que ocurría en el Vaticano, y por el otro lado, “la generalizada violación por parte de miembros de la Curia del 7º.y del 8º. mandamientos.”  

Nota: Según testimonio de Nuzzi, Gabriele  le habría confesado que al papa Ratzinger "nadie le informaba de lo que pasa en la Curia"; que "el Santo Padre estaba cansado de lo que veía"; que "Su Santidad se sentía incapaz de afrontar las intrigas vaticanas"; y que "ya no le quedaban fuerzas para echar a los mercaderes del templo". ¿Podría ser que Gabriele hubiera copiado todos esos documentos con el propósito de abrirle los ojos a Benedicto XVI? Pregunta bastante lógica si recordamos que el Papa lo indultó de los 18 meses de prisión que le había impuesto el tribunal vaticano. Por otro lado, lo que Benedicto alcanzó a leer del informe preparado por los cardenales Herranz, Tomko y Giorgi, le mostró un verdadero abismo de corrupción, en necesidad de una intervención enérgica, decidida y fulminante de parte del obispo de Roma. No, no estaba él en condiciones de hacer frente a semejante desafío. 

-Concluyo estas reflexiones comentando brevemente un editorial de BBC Mundo, del 18 de marzo, 2013,  Los Cuatro Grandes Retos del papa Francisco

No. 1:  Escándalos de pederastia.

“Limpiar la imagen de la Iglesia Católica, de su jerarquía, y de la labor que desempeña en el mundo es probablemente el desafío más importante, o al menos el más urgente, que tendrá que abordar el papa Francisco.  La multitud de casos de abusos sexuales a menores perpetrados en el seno de la Iglesia Católica que han aparecido en los medios en los últimos años ha perjudicado enormemente la imagen de la institución en todo el mundo.

“El deterioro de su prestigio no se ha producido únicamente por el hecho de que se hayan dado los abusos sino por el encubrimiento y los obstáculos que ha interpuesto la jerarquía para evitar que los responsables fueran procesados.

“La petición de perdón de Benedicto XVI en nombre de la institución llegó, a juicio de muchos, tarde y además fue insuficiente. Al nuevo Papa le corresponderá trazar la pauta para abordar una cuestión que está lejos de quedar olvidada.”

No. 2: Transparencia en las cuentas.

Según el periodista Jason Berry, quien durante los últimos 25 años ha estado estudiando las finanzas del Vaticano,  “La Iglesia Católica es la organización más grande del mundo y tiene una arquitectura financiera caótica" Las finanzas secretas de la iglesia.



“Una de las cuestiones más opacas que rodea al Vaticano es la gestión económica. Por un lado es muy jerárquica, centrada en la autoridad del Papa, y por el otro totalmente descentralizada, con cada obispo a cargo de una diócesis que funciona como un virtual principado", explicó.

“En la arquitectura a la que Berry hace referencia, se encuentran las inversiones que el Vaticano canaliza a través del Instituto para las Obras de Religión, IOR, que también se conoce como el Banco del Vaticano. La revista inglesa The Economist  calculó en una de sus investigaciones que el portafolio de inversiones financieras del Vaticano es superior a US$2.600 millones.

“Como señalaba el colaborador de BBC Mundo, Marcelo Justo, con motivo de la renuncia de Benedicto XVI, "sólo en Italia sus intereses se extienden por el sistema bancario, aerolíneas, inmuebles, empresas públicas y hasta cinematografía".

“Estas cuentas, y la opacidad que las rodea, no encajan con la idea de sencillez que transmite el nuevo Papa. Se hace, por tanto, necesario que se aplique un plan de transparencia y eficiencia que ponga fin a las sospechas y los rumores sobre corrupción. Para ello, dicen los analistas, es requisito que se renueve el directorio que lleva las riendas del Vaticano.

No. 3:  Posicionamiento en cuestiones sociales.

“Uno de los reproches que se le hace a la actual jerarquía católica es su inmovilismo en ciertas cuestiones. Desde el uso de métodos anticonceptivos hasta el papel que juegan las mujeres en la Iglesia, pasando por asuntos más controvertidos como la homosexualidad, el aborto o la eutanasia.

“Cuando se supo que Bergoglio era el nuevo Papa, los expertos coincidieron en señalar que no cabe esperar grandes cambios respecto a estos temas. Durante su presidencia de la Conferencia Episcopal Argentina, Bergoglio se mostró rotundo en su rechazo al aborto y la homosexualidad. Y teniendo la Iglesia motivos de preocupación más urgentes, es poco probable que el papa Francisco vaya a hacer una revolución en este sentido. Sin embargo, algunos sectores esperan que la Iglesia Católica cambie el discurso, o al menos lo suavice. Y esto supondrá otro reto importante para Francisco.”
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

No. 4: Caída de la feligresía.

Como colofón a todo esto ‑y no por aparecer en último lugar es menos importante‑ queda mencionar el descenso del número de fieles católicos en el planeta. Bien sea como consecuencia de los desafíos apuntados más arriba, por el auge de otras creencias, o por el rumbo que ha adoptado nuestra civilización, lo cierto es que el número de personas que practica la fe católica está en descenso, y no parece una tendencia fácil de revertir.




“Al nuevo Papa le queda la tarea de reencontrarse con la feligresía, recuperar el carisma de algunos de sus antecesores, como por ejemplo el papa Juan Pablo II, y construir una Iglesia que verdaderamente apele a todos, para poder cumplir con el mensaje expresado en su declaración de intenciones.”

Buenas intenciones, a no dudarlo, pero el desafío de concretarlas en hechos mensurables, evaluables y objetivos es enorme. Es que son muchas las desventajas que impondrán enormes limitaciones al accionar del nuevo Papa. Podemos simpatizar con él, y hasta orar para que sea Dios quien lo guíe en todas sus decisiones, porque así  lo aconseja el apóstol:

“Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:1-5)

Seguir en twitter