Breaking News
Loading...

Translate

9 de agosto de 2012

Info Post

Haciendo uso de las votaciones secretas, los delegados de las ocho conferencias en los territorios de la Unión de Columbia de los Estados Unidos se aprobó por 4 a 1 en favor de la moción. La votación real fue de 209 votos a favor y 51 en contra y nueve abstenciones.Después de dos horas de presentaciones de los múltiples niveles de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, así como de 90 minutos de discusión, los delegados de la Reunión especial Constitutiva de la Unión de Columbia votaron el 29 de julio un histórico acuerdo “Que la Conferencia de la Unión de Columbia autorizara la ordenación al ministerio del evangelio sin distinción de sexo. ”

De acuerdo con un comunicado emitido por la Iglesia, significa que el comité ejecutivo ya no negará las solicitudes para ordenar a ministras probadas al ministerio evangélico, para que su vocación se reconozca plenamente a la par de sus compañeros masculinos.
“Esto no es una sorpresa para aquellos de nosotros que escuchan con atención a la feligresía de la Unión”, dijo Dave Weigley, Presidente de la Unión de Columbia, después de la votación. “Esto no es un momento fácil para la Iglesia, sino que es un momento de crecimiento para la iglesia. Somos parte de la iglesia en todo el mundo y estamos unidos en la misión de la Iglesia Adventista del Séptimo día. No sé cómo Dios va a usar esto como parte de la reactivación, pero quiero que mis hermanas, madres e hijas estén junto a mí en este momento histórico. Queremos que las niñas jóvenes escuchen el llamado de servir y no se sientas discriminadas. Como he dicho a lo largo de los últimos meses, ¿Quiénes somos nosotros para silenciar la llamada de Dios? Es hora de que vayamos juntos hacia adelante. ”
La reunión, convocada a las 10 horas, tuvo un tiempo de oración dirigido por Rob Vandeman, secretario ejecutivo de la unión: “Oramos para que lo que hacemos hoy en día no le desagrada a Dios y que la iglesia puede pasar a ver más victorias, más expansión, más crecimiento y más impacto en un mundo que desesperadamente lo necesita. ”
Las presentaciones reflejaron el consejo de la Conferencia General y de la División Norteamericana (NAD). Entre ellos se encontraba Dan Jackson, presidente de la NAD, que recordó a los asistentes que la iglesia es la niña de los ojos de Dios. También advirtió: “Lo que estamos haciendo aquí hoy no sólo nos va a afectar personalmente como un iglesia local, sino que también será un impacto en nuestra iglesia a nivel mundial. Pero quiero decir que nuestra responsabilidad principal es ante Dios. ”
En declaraciones extensas, Ted NC Wilson, presidente de la Conferencia General, hizo un llamamiento a los delegados a no seguir adelante con la moción, y que esperaran a que un estudio de la nueva iglesia programado pueda ser terminado en 2014.
“Vengo a ustedes hoy porque me preocupo por los asuntos de conciencia”, dijo. “Yo vengo a vosotros porque me preocupo por la unidad de la iglesia en general. Hay muchas graves consecuencias si el resultado es positivo. No os estoy amenazando. Sólo estoy presentando los hechos de que cuando una organización se mueve de manera unilateral, da lugar a la fragmentación y a la desunión. No voten la acción recomendada antes bien permaneced en armonía … y no os ramifiquéis de forma independiente. ”
Tres representantes del comité ejecutivo de la Unión ofrecieron a los delegados una apelación diferente. Bill Miller, presidente de la Conferencia de Potomac y presidente de la comisión ad hoc encargada de estudiar este tema, comenzó su presentación del informe de la comisión, reiteró que él era un “miembro leal de la iglesia remanente de Dios.” A continuación, recordó la lucha histórica de la iglesia con el tema de la ordenación de los ministros mujeres.
“La iglesia a nivel mundial en varias sesiones de la Conferencia General acertadamente ha demostrado su incapacidad para actuar con decisión”, dijo Miller. “La discriminación de género no debe continuar. El momento adecuado para hacer lo correcto es en este momento. ”
Raj Attiken, presidente de la Conferencia de Ohio, siguió abordando las preocupaciones acerca de la unidad. “Tenemos que preguntarnos a nosotros mismos si la acción que estamos proponiendo en modo alguno pone en peligro o no pone en peligro la unidad de la iglesia. Nuestra unidad se ha basado principalmente en la unidad en Cristo, que es la cabeza de la iglesia que dijo: Sí, construid la iglesia y que las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Como iglesia hemos hecho un pacto sagrado para estar unidos en torno a un conjunto común de creencias: la misión, la esperanza y la fe en el Señor “.
Finalmente Brenda L. Billingy, pastor principal de la Conferencia del Este de Allegheny (AEC) de 1.100 miembros de la iglesia metropolitana en Hyattsville, Maryland, compartió un testimonio convincente de cómo Dios la llamó hace más de 10 años. “Me encontré como una directora contable bien cuidada que escucha el llamado de Dios, sin saber qué hacer con él, pero temerosa de Dios más que cualquier hombre. Yo sabía que tenía que ser obediente a la llamada y dar cuentas a Dios “, dijo comparando su ministerio a un viaje educativo que culmina con la graduación. “El límite es el llamado de Dios, la unción y la producción, el vestido es la gracia de Dios. Pero no está completa sin la graduación de un diploma, que para nosotros es la ordenación y no un sustituto, formado por palabras, como la puesta en marcha “, concluyó a la entrega de su certificado ministerial de parte de Weigley. “Todo el cielo espera la votación de hoy.”
Poco después del mediodía, cuando el presidente Weigley abrió el turno de entrada del constituyente, los delegados formaron rápidamente tres largas filas en los micrófonos. Muchos coincidieron en que todos aquellos a quienes el Espíritu Santo había puesto claramente como llamados al ministerio ordenado debía ser sin distinción de sexo, sin embargo varias admitieron estar en conflicto.
El primer orador, miembro de la AEC Bonnie Heath, dijo que encontraba conmovedor el consejo de Wilson. “He sido un miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día desde hace 26 años”, dijo. Ella expresó su alivio de que sus hijos gemelos no entraran en el ministerio porque ella habría tenido que explicar a su hija por qué, a diferencia de su hermano, ella no habría sido aceptada como pastora. “Quiero hacer un llamado a la unidad … [pero] me gustaría tener alguna seguridad de que [la iglesia mundial] escucha nuestro dolor y nuestra vergüenza ya que estamos tratando a nuestro pueblo de diferente según su sexo. Estamos profundamente molestos y avergonzados, y queremos también tener derecho a opinar “.
Otros tenían claro que la unidad prevalece sobre cualquier otra consideración. Larry Boggess, presidente de la Conferencia de Mountain View, cuyo comité ejecutivo emitió un comunicado oponiéndose a la moción, dijo, “para que no sean malentendidos. Yo quiero, también, a pesar de que no estoy de acuerdo con usted. Si decimos que somos el cuerpo de Cristo, entonces se actuaría en unidad. Lo que hagamos hoy no va a generar miles de nuevos miembros. Lo siento, pero eso sólo ocurrirá cuando los que se sientan en las filas en los bancos salgan y hagan estudios de la Biblia. Creo que debe atenerse a lo que el presidente de la Conferencia General y 13 presidentes de división, dijeron [en su recurso del 29 de junio]. ”
Ron Christman, secretario ejecutivo de la Conferencia de Pennsylvania estaba de acuerdo. “Estoy a favor de las mujeres en el ministerio, pero creo que hemos tomado el camino equivocado con la ordenación”, dijo. “Va a sentar un precedente para la disensión y la rebeldía que yo realmente no me gustaría ver”.
Chris Holland, pastor principal de la Conferencia de Chesapeake Hagerstown (Maryland), dijo: “Al estar a favor de esto como unión, le estamos diciendo a la iglesia mundial que somos más inteligentes, más sabios y espiritualmente más dotados que el resto de la iglesia mundial. Es por eso que estoy en contra de esto “.
Sin embargo, para Joyce Greene, tesorero asociado de la Conferencia de Nueva Jersey, la cuestión era simple. “Me siento obligado a decir algo cuando se me pide que debo votar a favor de la unidad por encima de mi conciencia”, dijo en respuesta al llamamiento Conferencia General de la unidad. “No estamos aquí sólo para votar sí o no, todo el mundo debería votar según su conciencia.”
Sharon Cress, directora de la Mujer de la Conferencia de Potomac estaba de acuerdo. “La Conferencia General pide unidad frente a la injusticia y esto hiere profundamente a las mujeres que sirven a esta iglesia”, dijo. “Algunos han llamado a la unidad hoy para justificar la continuación de la injusticia. Yo os digo que no hay unidad hoy, y no puede haber unidad, siempre y cuando se practique la injusticia en nuestra Iglesia. ”
Yuliyan Filipov, pastor principal de la iglesia de Worthington (Ohio),  presentó su testimonio que usó para oponerse a la ordenación de mujeres. “Durante dos años he estado orando por un derramamiento del Espíritu Santo en nuestra iglesia. ¿Estamos aquí para dar el permiso de trabajo al Espíritu Santo? Parece que sólo estamos pidiendo al Espíritu Santo que trabaje en los hombres y no en las mujeres. ”
Jimmy Ferguson, pastor principal de la iglesia de Dupont AEC Park en Washington, DC, dijo: “Siempre que hay un imperativo moral, nos enteramos de que habrá consecuencias graves, la oposición y la falta de unidad espiritual.” Y entonces enumeró varias figuras históricas que desafiaron el status quo, como Martín Lutero durante la Reforma, Martin Luther King Jr. en la lucha por los derechos civiles, Elena G. de White, quien cuestionó el deber de la iglesia para la gente de color, y de Cristo Jesús, que desafió el status quo de su época. “También se enteró de que sus acciones se traducirían en graves consecuencias como la oposición y la falta de unidad espiritual. La política actual va en contra del sacerdocio de todos los creyentes “, continuó durante los dos minutos asignados. “Si el liberalismo, el culturalismo, el racismo y la laicidad no han dividido la iglesia, tampoco lo hará esto.” Esto fue seguido por aplausos y un coro de “Amén”.
Oluchi Ukomadu, un miembro de la Fraternidad de la AEC Adventista de Maranatha en Bowie, Maryland, dijo que se vio obligado a ponerse de pie y hablar después de que otro delegado sugiriera que sólo los hombres son elegidos por Dios para dirigir la iglesia. “Todos somos iguales delante de Dios. Él nos ha llamado a ser discípulos de igualdad. ¿Por qué desalentar el espíritu de las mujeres? “, Preguntó. “Todos dicen que cuando el Espíritu llama, vamos a responder. Estaba llamado a ser jefe de los ancianos, pero la discriminación era demasiado para mí y no sabía manejarla. Mi familia se vio afectada por la forma en que me trataron, teniendo en cuenta mis raíces nigerianas. Luego instó a sus compañeros delegados a establecer un ejemplo en contra de la discriminación por cuestiones de sexo para el resto de la iglesia mundial.
Tras la votación, Rick Remmers, presidente de la Conferencia de Chesapeake, comentó: “Me ha gustado mucho el conjunto de tono espiritual de hoy y sintió el amor y la lealtad hacia nuestra iglesia.”
“Estoy muy orgulloso de ser parte de un día histórico en la Unión de Columbia”, dijo Deborah Hill, un miembro de la Conferencia Oeste de Allegheny . “Hemos votado a favor de lo correcto, eso hará historia pero debemos trabajar muy duro para unificar no sólo nuestra unión, sino para trabajar más estrechamente con la Conferencia General. Dios era parte de esta decisión y este ha sido un día maravilloso para las mujeres que avanzan en la fe y en la Palabra del Señor. ”
Cuando se le preguntó cómo este voto afectará el trabajo en la Conferencia de Potomac, donde es presidente, Bill Miller, dijo, “Ya tenemos un movimiento en nuestro comité ejecutivo que nos autoriza a emitir nuevas credenciales con una sola palabra sobre el mismo para todo el mundo: la ordenación.”
Lea la noticia completa en la web original.

3 comentarios:

  1. ¿De dónde viene todo este vehemente impulso por ordenar mujeres al ministerio? ¿Será que alguien, por allí, está interesado en honrar a la mujer y defender sus derechos? ¿Por qué esto ocurre en una Unión de la División Norteamericana y muy poco se oye de este asunto en las otras divisiones?

    Tengo la fuerte impresión de que todo esto no tiene que ver con la ordenación sino con la crisis financiera actual en todo el mundo.

    El ministerio masculino en los Estados Unidos, ha demostrado ser costoso y muy poco efectivo. Las mujeres, en cambio, han probado tener más espíritu práctico, una clara visión y mucha más actividad que los hombres. Al mismo tiempo, cuestan menos a la obra.

    ¿Por qué ordenar mujeres al ministerio? Porque son un buen negocio: cuestan menos y producen más.

    En el fondo, no hay preocupación por honrar a la mujer sino la necesidad de usar de ellas para capear la crisis.

    Es necesario que llamemos las cosas por sus nombres: al pan, pan y al vino, vino.

    ResponderEliminar
  2. ojo, ya se quienes son

    ResponderEliminar
  3. Queridos hermanos. el sistema levítico ya se acabó, ya se acabó la discriminación de género, esto no es un negocio de hombres, el la Iglesia del Señor, "El Dios de paz os santifique por completo", y "nos hizo tanto a hombres como mujeres partícipes de su gracia y de su misión". La preocupación de la Asociación General tiene sentido y esperamos que al fín en el 2015 se haga justicia a la mujer en la Iglesia Adventista, y no se haga acepción de persona por ser mujer, sabemos que la mayoría de los miembros de Iglesia son Mujeres y que siempre ellas han sido muchas veces más valientes en momentos de crisis como en el calvario. ¿Qué tal si ellas tienen una representación equitativa en LA COMISIÓN ENCARGADA??? EL ESPÍRITU SANTO LAS UNGIÓ EN EL PENTECOSTÉS. QUÉ DIREMOS NOSOTROS ?

    ResponderEliminar

deja aquí tu comentario...

Seguir en twitter