Breaking News
Loading...

Translate

19 de octubre de 2011

Info Post

¿Qué opinión te merece?


viernes 14 de octubre de 2011


El presidente de la Iglesia Adventista, Ted N. C. Wilson, dice que está en contra de la moción de la División Norte Americana de permitir a los ministros autorizados a servir como presidentes de asociación. El presidente de la NAD, Dan Jackson, a la izquierda, y el secretario de la NAD, G. Alex Bryant, al centro, sentado al lado. Foto: Ansel Oliver.
Una petición para permitir a los ministros autorizados (aquellos que no han sido formalmente ordenados como pastores de la Iglesia Adventista del Séptimo Día) en las divisiones Norte Americana (NAD) y Trans Europea (TED) para servir como presidentes de Asociación se debatió por más de seis horas el pasado 11 de octubre de 2011, durante el Consejo Anual de la iglesia mundial.


Al fin, la controvertida medida fue rechazada por 167 votos en contra, frente a 117 votos a favor. El márgen de 50 votos rechazando la propuesta de la NAD también acabó con la petición de la TED, que habría permitido a los ministros autorizados liderar Uniones de Iglesia así como Asociaciones.

Notando la necesidad de dirigentes experimentados dentro de las asociaciones de Norte América, Dan Jackson, presidente de la NAD dijo: “Creemos que la responsabilidad de presidente de asociación debería ser accesible para tesoreros, administradores financieros, secretarios que no han sido ordenados, para aquellos que ostentan una crecencial como ministro autorizado, pero que no están en vías de ser ordenados, incluyendo mujeres.”

Jackson añadió, “Esto no es una petición para la ordenación de la mujer. … Estamos hablando de gobernabilidad y liderazgo.”

Bertil Wiklander, presidente de la división Trans Europea, hizo una petición similar: “Necesitamos su ayuda para ayudar a todos nuestros miembros a alcanzar a otros con el Evangelio. Abrir las puertas a las mujeres en el liderazgo ayudaría a fortalecer el crecimiento de la iglesia en Europa,” dijo, subrayando que la Iglesia Adventista “en la división Trans Europea hace frente a un desafío extraordinario en su misión en los países donde las personas son extremadamente resistentes al Evangelio y el unirse a una iglesia supone una excepción más que una norma.”

El presidente de la Iglesia Adventista, Ted N.C. Wilson, tomó la rara decisión de dejar temporalmente la presidencia del Consejo durante la sesión de la mañana para hablar en contra de la propuesta de la NAD.

“Mis pensamientos y convicciones son los siguientes,” dijo Wilson al iniciar sus comentarios. “No son la decisión del conjunto” del consejoadministrativo de la Asociación General, conocido como ADCOM.
Bassey E. O. Udoh, presidente de la Unión Misión del Este de Nigeria, se dirige al presidente del Consejo Ejecutivo respecto la petición de la División Norte Americana para permitir a los ministros autorizados a servir como presidentes de asociación. Dos delegados esperan su turno para hablar en un micrófono de audiencia en otro pasillo. Foto: Ansel Oliver.

Wilson objetó la propuesta en varios campos: Primero, dijo, “la iglesia es un cuerpo eclesiástico, organizado para la iglesia. El liderazgo se ha basado, en el pasado, en dirigentes experimentados, en dirigentes espirituales.” Dijo que no estaba sugiriendo que los ministros autorizados no fuesen experimentados o no fuesen espirituales, pero que deseaba hacer notar la diferencia en aquellos que sí son ordenados: “Según el mandamiento de la Escritura y en nuestra propia historia, tenemos una forma particular de hacer las cosas que hemos seguido en términos del máximo liderazgo espiritual.”

En segundo lugar, Wilson indicó que, sólo los ministros ordenados pueden organizar congregaciones y ordenar ancianos de iglesia local y diáconos, y por lo tanto, surge un interrogante respecto a si un ministro autorizado podría cumplir con todas las tareas de un dirigente de asociación.

En tercer lugar, comentó, “votemos lo que votemos, tendrá su impacto en toda la iglesia mundial. En el pasado se adoptó la decisión de reconocer la ordenación mundialmente. No estamos aquí en los Estados Unidos como la ‘Iglesia Adventista del Séptimo Día Americana’; somos aún más, somos la Iglesia Adventista del Séptimo Día en América, en eAlemania, en Congo, en Brasil, en Filipinas.”

Wim Altink, presidente de la Unión de los Países Bajos, señaló las objeciones que muchos dirigentes Adventistas de otras partes del mundo tendrían respecto la propuesta. En cualqueir caso, pidió comprensión: “No queremos imponer esto desde nuestra división a otras divisiones,” añadió. “Demos lugar al respeto hacia ciertos campos en el mundo donde esto podría resultar en gran bendición. Supondría un enorme ímpetu para la misión en nuestros campos.”

El director de la Unión Misión en Uganda, John B.D. Kakembo estaba entre los que mostraron preocupación en este punto concreto: Dijo que le preocupaba que “cuando decimos que si no hacemos esto, se nos verá como un pueblo que está discriminando.”

El presidente de la Unión Báltica, Valdis Zilgalvis habló a favor de la discrepancia: “Las mujeres en la iglesia cristiana primitiva fueron reconocidas” como ministros, dijo. “En el siglo IV, las mujeres fueron expulsadas del ministerio en el altar, y ya saben qué iglesia hizo esto. … Estoy de acuerdo en que el liderazgo debe ser formado, pero no veo diferencia entre géneros.”
El anterior presidente de la Iglesia Adventista, Jan Paulsen, se dirige a la presidencia respecto la petición de la División Norte Americana de permitir a los ministros autorizados a servir como presidentes de asociación. La vicepresidenta Ella Simmons espera su turno para dirigirse a la presidencia. La moción fue finalmente rechazada por 167 a 117 votos. Foto: Ansel Oliver.

El presidente retirado de la Iglesia Adventista, Jan Paulsen añadió su propia opinión: “Si le decimos a la NAD ‘No debéis ir por este camino,’ por favor, tengamos en mente, no sólo para este asunto, sino para otros más, lo que hacemos con una situación que puede desarrollar vulnerabilidades con lo que decidimos. Algunos de ustedes conocen muy bien que en nombre de la democracia y en algunos panoramas occidentales, los dirigentes pueden no tener control pleno sobre una delegación que realiza asambleas,” comentó. “Me sentiría profundamente preocupado”, añadió, “si la iglesia en un país concreto se encontrase en una situación discordante con la iglesia [mundial].”
Quizás la abogada más apasionada de la tarde fue la Dra. Ella Smith Simmons, la primera mujer elegida vicepresidenta general de la Iglesia Adventista del Séptimo Día mundial.
Reflexionando sobre el comentario de un orador que insinuó que la propuesta fuese una estrategia de venta que guiase hacia la ordenación de la mujer, Simmons dijo: “No nací en la Iglesia Adventista, sino que la Iglesia Adventista se presentó ante mi en una manera concreta. Espero que no me den ‘gato por liebre’.”
Y al responder a los comentarios de algunos delegados africanos que se opusieron a la moción, comentó que se sentía “profundamente consternada y preocupada. ¿Tienen la memoria tan corta que no recuerdan cuando ustedes eran oprimidos en su propio país? ¿Y que aquellos que les oprimían usaban la Biblia para sostener su opresión?”
Simmons añadió, “Hablamos de unidad. ¿Qué unidad es esta? He oído cosas que no describen la unidad, sino uniformidad. … Lo que estamos describiendo es una uniformidad parecida a la esclavitud que se genera con el control de la mente.”
Tras la votación y el rechazo de la moción de la NAD, Jackson dijo que seguía considerando a todos los delegados como sus hermanos. Apreció la franca discusión que se mantuvo, según dijo.
“No significa que como unidad de cristianos no pueda estar en desacuerdo. Puedo estar en desacuerdo con ustedes, pero seguir amándoles como mis hermanos,” dijo Jackson.
Wiklander aseveró, “comprendemos que la respuesta a nuestra petición también es ‘no’. Vayamos a casa y oremos.”
Además añadió: “Mi más profunda preocupación es sobre los muchos, muchos jóvenes en Europa que crecen en una sociedad igualitaria – de la cual muchos de los presentes no tienen ni idea de lo que es– y en la que se les educa desde sus primeras horas de vida enseñándoles que los hombres y mujeres son iguales; es muy difícil para ellos. Estamos perdiendo muchos jóvenes que sienten que esto es cuestión de justicia.”
Fuente: noticias.adventistas.es

3 comentarios:

  1. Soy un Hijo de Pastor, y me emociona mucho estas decisiones, pido disculpas a los pastores presentes por exponer mi punto de vista, no quiero que vean esto como una violancion a el sagrado ministerio.

    Este tema tiene que verse en la mirada de la cruz y la justificación de nuestro Señor Jesucristo para con sus criaturas. El saber que todos somos iguales a Dios gracias al sacrificio de Jesús en la cruz y no sometidos bajo la ley de hombres sino bajo el poder de Dios, hace que reflexionemos sobre la manera en que miramos a nuestros hermanos adventistas.

    Nuestras damas han hecho un papel prominente aun en sus puestos desconocidos, limitar a una mujer por ser mujer, es limitar los dones del Espíritu Santo [1 Co. 12], es poner una barrera al llamado de nuestros hermanos al servicio de Cristo. No olvidemos quien fue Elena White y como aun con su pesada labor, no dejo de ser mujer, madre y esposa.

    ResponderEliminar
  2. Me da mucha pena lo que está sucediendo dentro de nuestras filas. Los deseos de poder de los hombres lo han llevado a olvidar las Escrituras.

    En 1 Tim. 2:11-14, Pablo hace bien claro que no les permitido a la mujer ocupar puestos de liderazgo espiritual.

    Reconozco la gran labor que las hermanas realizan. Tambien la necesidad de que algunas hermanas funjan como pastoras en los paises extrangeros como China, pero la excepción no hace la regla. Además, la necesidad de funjir no es necesidad para ordenar.

    Pablo deja claro que el sacerdocio es dado al hombre por cuanto este fue creado primero. El ordenar a una mujer es invalidar este simbolo.

    En 1Cor 11 el apostol deja claro que la mujer que deshonra al hombre (esto es al ocupar pocisiones que no le corresponden) se descubre la cabeza; y a estas las comparó con las sacerdotizas antiguas (prostitutas religiosas de Asera)

    !!Cuidado que al ser condecendiente no faltemos a la Palabra !!!

    Israel Perez
    Puert Rico

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué defienden los hijos de Dios en una reunión como la que acaba de acontencer? ¿La "FUNCION" O LA "POSICION" de hombres y mujeres?... Si es el SERVICIO A DIOS que nos preocupa, no veo la razón de tan enérgica declaración de parte de la Hna. Simmons para hacer entender a los hombres, de MENTE CORTA como ella los llama, lo que Dios dice en su Santa Palabra. ¿Necesitamos ser ordenados para SERVIR?... ¿Por qué queremos llamar "igualdad" a lo que Dios no llamó "igualdad"?... ¿Por qué sacar de contexto las indicaciones de Jehová?
    Puede un hombre ser mamá?... ¿Fue el plan de Dios que la mujer enseñoreara al hombre?, pero para que no se entienda que me refiero solamente a las mujeres, mejor les pregunto: ¿Llama Dios a todos los hombres al Santo Ministerio?, ¿Son todos Levitas?. Creo que el Pr. Wilson fue muy claro al referir las funciones que tiene un pastor ordenado y que por lo tanto un presidente de Conferencia no puede ser alguien que no está "UNGIDO" para tal FUNCION. Es extraño que se hayan acabado los hombres que desean SERVIR como presidentes de Asociaciones o Conferencias. ¿O es que han surgido mujeres y hombres que están dispuestos a ocupar LA POSICION de presidentes?.
    Si un tesorero u otro administrador reune las características necesarias para una ORDENACION AL MINISTERIO, debiera ordenarse, pero tengamos mucho cuidado, no sea que por LA POSICION, nos sobren demasiados presidentes "ORDENADOS". Las mujeres podrán tener igual o aún más capacidad que muchos hombres, así como hombres podrían ejercer funciones de mujeres con excelencia... pero ese no es el plan que Dios estableció para hombres y mujeres desde el principio... Dios no les dio a escoger sus actividades, sino que se las asignó. Aún los ángeles tienen FUNCIONES distintas y se conocen como "ángeles", "Querubines" y "Serafines". ¿Son iguales?, y si no son iguales ¿Culparíamos a Dios por ser descriminador?
    No querramos complacer a los de Europa, Africa, América u otro lugar del mundo. No sea nuestra preocupación la de jóvenes o adultos que no van a entender nuestras decisiones; nuestra mayor preocupación debe ser si estamos complaciendo a Dios con nuestras decisiones. Escudriñemos nuestro corazón, no sea que nuestros motivos para trabajar por la iglesia sean una afrenta a la voluntad y obra de Dios.

    ResponderEliminar

deja aquí tu comentario...

Seguir en twitter